Dra. Consuelo Oliveira, Brasil.

e-mail: consol.oliveira@gmail.com

     He vivido dos años y dos meses en la ciudad de Monterrey, tierra regiomontana, hasta abril del presente año. Fueron años que pasaron volando, principalmente por lo mucho que había por aprender. He dejado el país con la sensación que había muchísimo por descubrir, por conocer y comprender. En algunos momentos me desplazaba a otras ciudades, momentos que me dejaban siempre cautivada con la riqueza de la cultura mexicana. Con una cámara y un cuadernito de notas, en ristre, iba registrando aspectos que me atrevo a llamar de “Apuntes de una Etnografía Poética”. En el oficio del antropólogo o de cualquier otra actividad, la poesía siempre está presente – verla o no es una decisión.

     Nada más sentido que intentar decir lo que se observa de un modo poético. Menos mal que los nuevos tiempos nos dejan espacio para establecer las interrelaciones entre los saberes. Mis disculpas a los poetas, pero aquí la intención es solamente expresarme a través de la estética poética, intentando romper distancias y separaciones. Mis agradecimientos a la gente mexicana que me posibilitó ver poesía a través de su bella e importante construcción cultural.