Rossana Barría. Maestranda en Comunicación y Periodismo Científico. Universidad Autónoma de Asunción. Financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Paraguay

Email: rossy.barria@gmail.com

     El mango se reconoce como uno de los frutos tropicales más finos y antiguos del mundo; su cultivo data desde hace más de 6000 años. La llegada de esta fruta a América se debió a los portugueses, quienes en el siglo XVIII la introdujeron en Brasil. Actualmente se produce en más de 70 países del mundo. En Paraguay abundan específicamente las de color amarillo, más conocidas como mango criollo.

     Las exportaciones de mango a nivel mundial alcanzaron los 27 y 38 millones de toneladas en el año 2015, siendo el segundo producto tropical después del plátano, de mayor producción y popularidad. Mientras que India es el principal productor, México el principal exportador y los países de la Unión Europea  los principales importadores de mango.

     Se estima que uno de cada 20 mangos que se consumen en el planeta, son mexicanos, pues solo en México cosechan aproximadamente 180 hectáreas de mango, mientras que en Paraguay una planta de mango es algo que se puede encontrar en miles de hogares y grandes calles y avenidas que reciben la visita de las moscas al paso desinteresado de las personas, pues una planta de mango puede llegar a producir aproximadamente hasta 450 frutas por árbol dependiendo de su edad.

     Algunos países miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) como Perú envían la preciada fruta a China, mientras que Chile lo hace a Rusia y Japón,  Brasil lo despacha a Suecia y Holanda, Ecuador está en plena búsqueda para abrir el mercado asiático, y Paraguay envía mangos al camión de la basura.

Mango móvil en pleno trabajo. Fuente: Prensa Municipalidad de Asunción

Mango móvil en pleno trabajo. Fuente: Prensa Municipalidad de Asunción

     El mes de diciembre es la época que la ciudad capital se tiñe de amarillo tornándose dificultosa el caminar a los peatones. Es por ello que la Municipalidad de Asunción decidió habilitar el “Mango Móvil”, un camión recolector de basuras que en solo 15 días ha logrado recoger más de 600.000 kilos de mango que fueron a parar al vertedero denominado Cateura.

     El mango es una de las frutas con más beneficios para la salud de las personas, sin embargo, en Paraguay es desperdiciado en cada rincón, dejando pasar la oportunidad de consumirlos y aprovechar los nutrientes que brindan.  Existen muchos mitos sobre el consumo del mango, uno de ellos es el riesgo de ganar peso, sin embargo, el consumo equilibrado y normal puede derribar ese temor latente por parte de algunas personas.

     Las propiedades que aporta esta fruta son infinitas, el consumo del mango con cáscara, con semillas, con pulpa, el aporte que tiene para la disminución de enfermedades vasculares, cuenta además con vitamina A que aporta nutrientes para la buena visión,  proporciona al cuerpo carbohidratos, caloría, fibra, azúcares y un poco de grasa, pero todo en la medida que el cuerpo necesita. También favorece a la piel manteniéndola sana, es laxante natural, vigorizante y diurético, no produce colesterol,  contiene calcio, fósforo, hierro, vitamina C, vitamina B y sus complejos, y el alto contenido de agua hacen del mango un alimento ideal que no se le debe privar a ninguna persona.

     Los precios del mango varían de acuerdo al país, pues depende de donde exportan. En Argentina por ejemplo 6 a 8 mangos oscilan los 18 dólares, mientras que en Brasil están a 1 dólar por 4 unidades, y en Chile 2 dólares el kilo. En China alcanza los 30 dólares por kilo y en España está a 4 dólares por kilo. Todos estos precios son para mayoristas, por lo que el consumidor final estaría pagando más.

     En Paraguay no hay un precio registrado en los comercios, pues en cada barrio existen incontables plantas de mangos que son indispensables para los ciudadanos durante todo el año, pues cuando no tienen frutas,  sirven  de sombra y son testigos de innumerables conversaciones hechas en rondas de tereré, bebida tradicional del país que consiste en agua fría, con remedios refrescantes cebadas en yerba mate.

     No obstante existen ciudades interesadas en la producción de mango y la comercialización de productos hechos artesanalmente, como lo es Areguá. Una ciudad que está situada a 28 kilómetros de la capital, conocida por la ciudad de la frutilla y la artesanía, sin embargo se está afianzando a partir de la autogestión de las pobladoras en una ciudad turística en tiempos de abundancia del mango, pues realizan diferentes derivados de la fruta tales como pan, mermeladas, jugos, tartas, chantilly, licores, helados, guarniciones, miel, tartas, pan dulce, empanadas y milanesa de mango, que ha sido la niña bonita de la actual edición de la feria que arranca en el mes de diciembre y se extiende hasta febrero.

Expositora Aregüeña

Expositora Aregüeña

     Los cursos son realizados bajo el frondoso mangal perteneciente a las oficinas de la Secretaria Nacional de Turismo (SENATUR), de donde recogen la materia prima para experimentar y luego ofrecer las exquisiteces en el mismo predio.

     Miles de personas se congregan cada año en la tradicional Feria Gastronómica del Mango, donde las productoras enseñan lo aprendido para que todas las personas puedan aprovechar estos frutos que se encuentran en  abundancia en el país. Un lugar donde además de saborear las delicias hechas de mango, se puede disfrutar de la proyección de películas nacionales, denominado “Cine Central”.

     Paraguay es un país que necesita potenciar la productividad, y a través de ello llegar a la exportación en forma natural o de producción en sus diferentes presentaciones. Aprovechar la gran cantidad existente de esta fruta para incluirla en los alimentos de la merienda escolar, para que los niños disfruten de ella y de esa manera transmitir el ejemplo a sus hogares  con el fin de que más familias paraguayas puedan consumirla.

     La autogestión, el interés de la ciudadanía y las autoridades para aprovechar este bien natural es una tarea pendiente, pues en vez de buscar mecanismos para lograr desecharlos se debería trabajar para encontrar la utilidad del mango y hacer de esta fruta un tesoro valorado en Paraguay.

______________________________________________________________________________________________

Referencias

Medrano, A. (2015). El mango: aspectos agroindustriales, valor nutricional/funcional y efectos en la salud. Revista Nutrición hospitalaria,  Nro. 31 Vol.1. México: Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, págs. 67-75.